El comercio internacional es fundamental para una enorme cantidad de industrias en México, y la operación y viabilidad de muchas de ellas depende de la importación de mercancías provenientes de otros países. Ya sea para traer materias primas al territorio nacional de modo que puedan ser transformadas aquí, o para distribuir productos extranjeros a los consumidores finales, en estas operaciones hay un común denominador: las mercancías, productos e insumos de importación generan impuestos que hay que cubrir ante la Secretaría de Hacienda en cuanto entran a aduanas.

Además del pago de los ya mencionados impuestos correspondientes, al importar mercancías del extranjero o de otra ciudad las empresas se enfrentan a varios obstáculos lo mismo administrativos que financieros, como los trámites necesarios, la gestión de los almacenes y la logística de su operación.

Todo esto cuesta tiempo y dinero, y cuando no es gestionado de manera adecuada, puede ralentizar, entorpecer e incluso interrumpir la operación de la empresa. Por ello, aquí te mostraremos cómo puedes evitar dichos percances e incluso sacar provecho de esta situación.

Los problemas de las importaciones

Cuando una empresa depende de mercancías o insumos extranjeros para su operación, necesita encontrar el equilibrio óptimo de sus volúmenes de importación, pues hacerlo en volúmenes demasiado grandes implicaría pagar una cantidad enorme de impuestos en cuanto entran al país.

Por otro lado, mantener volúmenes pequeños de importación significaría pagar menos impuestos, pero también aumentaría los gastos en fletes y logística.

Ambas alternativas tienen desventajas particulares y también comparten ciertos problemas. Por ejemplo, si hubiera que devolver la mercancía a su lugar de origen, terminarías pagando impuestos por partida doble y enfrentando una tonelada de trámites engorrosos.

Afortunadamente, la Ley General de Aduanas considera estas situaciones peligrosas para la economía de las empresas mexicanas, y para brindar una solución contempla un régimen  de importaciones que no sólo evita estos problemas, sino que es quizás el mejor movimiento estratégico que cualquier empresa importadora grande o pequeña puede hacer: la habilitación fiscal.

¿Qué es la habilitación fiscal?

Imagina que cuando importas tus mercancías de otro país o de otra ciudad y las colocas en un almacén habilitado, se encuentran dentro de una especie de burbuja en la que aún no puedes aprovecharlas para tu beneficio. 

Tal vez esto no parezca especialmente conveniente, pero recordemos que el SAT grava todo aquello que le genera ganancias a una empresa. Como no es el caso de estas mercancías, están exentas de pagar impuestos siempre y cuando no salgan de la burbuja, es decir, siempre y cuando no obtengas una ganancia de ellas.

Puedes mantener tus mercancías dentro de esa “burbuja” hasta por 24 meses. Mientras tanto, la bodega se encargará de los cuidados necesarios para su conservación -como congelación, refrigeración, vacunación (en caso de animales vivos) o fumigación-, también de organizarlas, clasificarlas, examinarlas y empaquetarlas con total libertad y sin tener que gastar un sólo peso en contribuciones. Además, es perfectamente legal hacer muestras y demostraciones a tus clientes dentro de la misma bodega.

Si necesitas tomar muestras para llevarlas a examinaciones, evaluaciones o pruebas, sólo tienes que pagar una pequeña cuota compensatoria al retirarlas del depósito. 

Al final, cuando concretas una venta o cuando tienes que retirar una parte de la mercancía para aprovecharla ya sea vendiéndola o transformándola -es decir, cuando la sacas de la burbuja-, únicamente tienes que pagar los impuestos correspondientes a esa transacción.

Beneficios

Por sus características, el régimen de depósito fiscal tiene muchas ventajas que la hacen ideal para una estrategia de logística:

Beneficios financieros

El beneficio más importante es, naturalmente, que la habilitación fiscal permite a las empresas hacer importaciones en volúmenes grandes sin que el pago inmediato de los impuestos correspondientes pongan en peligro su liquidez. Esto les permite gastar poco en embarques y les da la posibilidad de negociar mejores precios con los proveedores.

Seguridad para tu operación 

Y si por alguna razón tuvieras que devolver parte de la mercancía o todo el embarque a su país de origen, tu empresa no tiene que hacer ninguna contribución adicional. Es decir, como no ganaste nada con ella, tampoco pierdes nada.

Otro de los beneficios de poder importar mercancía en volúmenes grandes es que puedes contar con un stock de reserva o de seguridad para garantizar que tu operación no será interrumpida por un contratiempo en el siguiente embarque.

Flexibilidad en la propiedad de la mercancía

Este régimen es sumamente flexible. Tanto así que ni siquiera hace falta que la mercancía almacenada sea legalmente tuya, pues puedes almacenar mercancía a consignación de proveedores extranjeros y realizar la importación definitiva en el momento de la venta.

Adaptación a tu estrategia de logística

Contrario a lo que se pueda creer, un depósito fiscal no tiene que estar necesariamente en un puerto o frontera, sino que puede ubicarse en cualquier punto del país, siempre y cuando se cumplan con los lineamientos vigentes.

Flujo controlado de capital

Cuando la mercancía está en un depósito fiscal, puedes disponer de ella a tu ritmo y pagar tus contribuciones hasta que utilices y aproveches tus bienes, por lo que el cumplimiento de las obligaciones fiscales no representa una carga excesiva. 

Homologación y etiquetado de mercancía

Cuando importas productos que serán vendidos en México, tienes que cumplir una serie de normas respecto a su etiquetado, especialmente si se trata de alimentos. En este caso, la habilitación fiscal también tiene grandes ventajas, pues te permite etiquetar los productos en territorio nacional para que cumplan con la NOM.

Esto mismo aplica para bebidas alcohólicas y productos de tabaco: mientras estén en depósito fiscal puedes colocarles marbetes o precintos para que puedas distribuirlos sin ningún problema.

Trámites simples para empresas y proveedores en el extranjero

El régimen de depósito fiscal también simplifica las cosas para los empresarios domiciliados en el extranjero, pues pueden contar con grandes inventarios en depósitos fiscales sin necesidad de tener un domicilio fiscal o un padrón de importadores en México.

Así, pueden vender directamente a sus clientes finales, quienes se convierten en el importador y se encargan de cumplir con las obligaciones legales y fiscales, con la ventaja de que el vendedor puede emitir la factura correspondiente en su país de residencia, lo que simplifica en gran medida los trámites.

Flexibilidad y oportunidades para maquiladoras

Las maquiladoras, maquiladoras de servicio y empresas que participan en Programas de Promoción Sectorial (PROSEC) también se pueden beneficiar del régimen de depósito fiscal, pues cuentan con la opción de extraer mercancía para su importación temporal. Eso sí, previa autorización de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial.

engineers-shaking-hands-while-standing-in-a-H4QM7LE

¿Qué restricciones tiene?

Aunque la finalidad de este régimen fiscal es favorecer a los productores y al comercio, existen ciertas restricciones y hay mercancías que no pueden ser introducidas a un depósito fiscal.

Los bienes que no pueden entrar en un depósito fiscal son: armas, municiones, explosivos, material radiactivo y nuclear, contaminantes, precursores químicos, químicos esenciales, aceites puros de petróleo, gasolinas y combustóleo.

Tampoco piedras preciosas como: diamantes, brillantes, rubíes, zafiros, esmeraldas, perlas, joyería hecha con metales o piedras preciosas, relojes, artículos de jade, marfil y ámbar.

Asimismo, tampoco se pueden almacenar en depósito fiscal materiales textiles como seda, lana, algodón ni ningún producto de la sección XI de la LIGIE.


engineers-standing-in-a-shipping-yard-checking-an-RQPL7N4-1

Tipos de industrias

Las industrias que más se benefician de este régimen son la automotriz, las de tecnología, de consumo masivo y de materias primas, cada una a su manera e incluso a pesar de las limitaciones a las que puedan estar sujetas.

Por ejemplo, pesar de que la industria automotriz no puede colocar vehículos en depósito fiscal (salvo contadas excepciones), sí tiene permitido establecer depósitos fiscales para ensamblar y fabricar vehículos con partes y componentes importados.


container-ships-loading-at-europoort-tweede-PHT45K7

Tipos de bodegas

Como una habilitación fiscal se trata de un procedimiento legal en el que se involucran dependencias de gobierno como la Administración General de Aduana y la Comisión Nacional Bancaria, no cualquier bodega puede ser habilitada fiscalmente, sino que debe cumplir con una serie de lineamientos, requerimientos y especificaciones.

Para empezar, la bodega que se quiera habilitar debe estar constituida como Almacén General de Depósito por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, así como por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

Luego, dicha bodega debe estar al corriente con sus obligaciones fiscales y debe poder acreditar la propiedad de las instalaciones sin ningún problema.

Es importante mencionar que, para poder ser habilitada, una bodega debe contar con dos tipos de instalaciones especiales:

  1. Instalaciones que permitan aislar y resguardar adecuadamente la mercancía que se depositará.
  2. Un sistema de inventario computarizado enlazado con el SAT que registre los movimientos de mercancía en tiempo real.

Dicho esto, podemos clasificar las bodegas candidatas a habilitar en tres grupos:

  1. Almacenes de empresas especializadas.
  2. Bodegas de de propiedad directa de la empresa, siempre y cuando estén debidamente acondiciondas y gestionadas.
  3. Bodegas de terceros, siempre y cuando estén debidamente acondicionadas y gestionadas.
maintenance-engineers-PHG4QTP

¿Quién autoriza la habilitación fiscal?

Cuando una bodega cumple con las condiciones que listamos, dos de las instancias de gobierno que entre otras autorizan la habilitación fiscal son El Servicio de Administración Tributaria y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

¿Quién ayuda a hacer una habilitación fiscal?

Un par de párrafos atrás mencionamos que existe la posibilidad de habilitar fiscalmente una bodega de tú propiedad o empresa. 

Esta estrategia tiene la enorme ventaja de permitirte mantener toda tu operación dentro de tus instalaciones, con el consiguiente ahorro en fletes y logística.

Sin embargo, casi ninguna empresa cuenta con el personal ni con el conocimiento de los trámites necesarios para enfrentarse al trámite de habilitación por su cuenta. Por ello, la manera más sencilla de habilitar fiscalmente una bodega de tu propiedad es recurrir a una empresa especializada en servicios logísticos y gestión de almacenes, como Grupo ALGEBASA.

¿Cómo un Almacén General de Depósito te ayuda a hacer una habilitación fiscal?

Las empresas que se dedican a almacenar y custodiar bienes -es decir, a gestionar almacenes- reciben el nombre de “Almacén General de Depósito” 

Estas empresas tienen una amplia experiencia en el tema y conocen todos los pormenores de los trámites y preparativos necesarios, de modo que pueden realizarlos de manera ágil y rápida.

Del mismo modo, la empresa especializada también domina todos los procedimientos y protocolos que deben seguirse durante la operación de un almacén habilitado, y recibirás su apoyo durante todo el tiempo que lo necesites.

african-american-manager-examining-documents-M248NER

Cumplir con las NOM'S

En un inciso anterior mencionamos que contar con una bodega habilitada facilitaba los procesos de homologación y etiquetado de mercancía para cumplir con la NOM y con ello, poder ser distribuidos en territorio nacional.

Un buen ejemplo de esto son los marbetes y precintos que deben ser colocados en las bebidas alcohólicas: esas pequeñas etiquetas cuadradas multicolores de bordes redondeados con un intrincado código QR en el centro.

Como se trata de una etiqueta expedida por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, no hay manera en que pueda ser aplicada a las botellas desde su país de origen, por lo que es forzoso que sean aplicadas cuando están dentro del nuestro.

Sin embargo, para la mayoría de las empresas no sería rentable pagar en una sola exhibición los impuestos correspondientes a un embarque entero de bebidas alcohólicas. Es aquí donde entra la habilitación fiscal.

Si la importadora de bebidas alcohólicas traslada toda su mercancía a un almacén habilitado, puede etiquetarla con toda tranquilidad, pues dispone de dos años para vender sus productos, con la consabida ventaja de que sólo tendrá que pagar los impuestos correspondientes a cada venta que vaya concretando.

middle-red-box-6HY5NUT

Proceso de la habilitación fiscal

Para que una bodega pueda ser habilitada fiscalmente, necesita cumplir con las condiciones que mencionamos anteriormente.

Si todo está en orden, entonces se procede con tres pasos:

  1. Primero, un profesional se encarga de hacer un levantamiento en el que se determina la capacidad de la bodega a habilitar. Es decir, mide todo el espacio disponible en patios, corrales, tanques, silos, etc.
  2. Cuando se tiene esta información, la bodega se somete a una evaluación en la que se determina si cumple con los requisitos necesarios o si tiene alguna deficiencia.
  3. Por último, una serie de peritos realizan inspecciones y si todo está en orden, expiden los certificados pertinentes.

¿Qué requisitos legales debe cumplir una empresa para realizar una habilitación fiscal?

Una empresa que desee habilitar fiscalmente un almacén, ya sea propio o de un tercero, tiene que estar legalmente constituida, debe tener constancia de cumplir sus obligaciones fiscales de manera puntual y contar con una serie de documentos que van desde el acta constitutiva de la empresa hasta documentación de la bodega que se pretende habilitar. 

¿Cuánto tiempo dura el trámite para convertir tu bodega un depósito fiscal?

Como te habrás imaginado, la habilitación fiscal es un trámite más o menos complejo. Por ello, su duración depende de la pericia de quien lo está gestionando.

Puede ser que una empresa decida hacerlo por su cuenta, en cuyo caso se arriesga a cometer errores u omisiones que entorpezcan o retrasen el proceso.

En cambio, si la empresa recurre a un Almacén General de Depósito, el trámite es efectuado por expertos que tienen alianzas estratégicas con agentes aduanales, y aunque el tiempo al final depende del tamaño de la operación que se pretende hacer, por lo general no excede los __ días

Una vez que la bodega está habilitada, las mercancías que llegan están disponibles en un máximo de 24 horas después de su arribo.

business-colleagues-working-with-documents-P5KVWXN

Algebasa te ayuda con tu habilitación fiscal

La habilitación fiscal es un mundo de oportunidades. Existen muchísimas maneras en las que tu empresa puede beneficiarse de ella, muchas de las cuales se encuentran encriptadas en las normas y reglamentos. 

Por ello, si planeas recurrir a este régimen, lo mejor que puedes hacer es contar con la ayuda de un Almacén General de Depósito con experiencia en la gestión y administración de almacenes.Es decir, una empresa como Grupo ALGEBASA.

Nosotros contamos con soluciones integrales de logística que van desde el acondicionamiento de bodegas para su habilitación fiscal hasta el manejo y acondicionamiento de tus mercancías: etiquetado, emplayado, embalado, flejado, armado, ensamblaje de piezas y todo lo que haga falta para que tu mercancía esté lista para ser distribuida.

Soluciones para que tu operación fluya como nunca

Más de 30 años de experiencia, ocho años consecutivos con la certificación ISO 9001:2008 y sobre todo una gran cantidad de clientes satisfechos nos respaldan. 

Trabajar con nosotros es depositar tu mercancía en manos de profesionales que cuentan con las herramientas y con la infraestructura necesaria para asegurar que tu operación funcionará en tiempo y forma y que los productos llegarán en perfecto estado hasta tus clientes.

Gracias a nuestra amplia red de alianzas estratégicas en la que se cuentan agentes aduanales, transportistas y asesores expertos en comercio exterior, podemos garantizar que en todo momento tu cadena de suministro funcionará de la mejor manera posible.

express-delivery-service-VGU6BTA

Acércate a nosotros, un equipo especialmente integrado por expertos te dará la atención personalizada que te mereces y trabajará contigo para diseñar una solución a tu medida.

No lo pienses más, permítenos ser tu aliado de almacenaje y empieza a ahorrar en costos de logística hoy mismo.

Nueva llamada a la acción